La ambivalente influencia del BIM

Si eres arquitecto, diseñador de interiores o estás relacionado con el sector de la construcción de alguna manera, seguro que, en algún momento, le has oído a algún gurú hablar sobre los “infinitos” beneficios de BIM.

En este, breve artículo, trataremos de analizar cual es el escenario que se está se creando en el mundo de la arquitectura tras varios años de la llegada de BIM.

Como dice Wikipedia, BIM es un proceso que conlleva la generación y gestión de representaciones digitales de lugares.

Es obvio que el programa permite mayor transparencia en el proceso de diseño. Además, simplifica la inclusión, en el proceso de planificación, de elementos externos como el impacto ambiental. De hecho, diversas instituciones han concluido, recientemente, que BIM conducirá a una reducción notable de las emisiones de carbono. El hecho indiscutible es que BIM ahorra mucho tiempo a los arquitectos. Por resumir, en lugar de dibujar en un papel en blanco, lo que haces es, básicamente, ensamblar objetos inteligentes, El aterrizaje de BIM en el día a día de la arquitectura puede tener algunas similitudes con lo que ha ocurrido en el mundo del diseño web con el uso de plantillas en los últimos años. Hace una década, cada sitio web se creaba desde cero. Hoy en día, con raras excepciones, la gran mayoría de los sitios web en el mundo se crean utilizando plantillas. Los diseñadores web toman pedacitos de código pre-escritos e los incluyen en sus desarrollos, ahorrándoles la mitad del tiempo de trabajo de desarrollo.

Los programas BIM como ArchiCAD, AutoCAD y Revit “saben” que un conjunto particular de líneas representa un tabique. Debido a que el programa entiende el edificio, es más fácil hacer modificaciones y actualizar automáticamente los modelos, resolviendo la necesidad de repetir tareas aburridas.

Otro hecho incontrovertible es que BIM simplifica la planificación medioambiental en un edificio, lo que hace que los proyectos sean más sostenibles. Comúnmente se asume que el uso global de BIM conducirá a una reducción notable en las emisiones de carbono en la industria de la construcción.

Además, BIM también permite una escalabilidad tecnológica que ya está llevando a la adaptación de proyectos a dispositivos móviles y a la realidad aumentada. Algunas firmas de arquitectura utilizan BIM en realidad virtual. De esta forma, presentan sus proyectos como si estuvieras visitando sus construcciones terminadas.

Cómo puede verse, los beneficios de BIM son claros: ahorra tiempo y permite que la arquitectura converja con la revolución tecnológica que se está experimentando en muchos otros campos. Una revolución tecnológica que verá el nacimiento de muchos “BIM” diferentes en un futuro cercano. Pero, ¿cuál es el precio de este nuevo enfoque de la arquitectura? Algunos argumentan que esta tecnología, al ser más un proceso que un producto, puede limitar la creatividad, lo que lleva a un enpobrecimiento en el desarrollo evolutivo de la arquitectura. Dado que BIM está intrínsecamente vinculado a una gama de soluciones pre-establecida, esa limitación del del horizonte creativo podría evitar accidentes felices que, a lo largo de la historia, han sido el origen de nuevos estilos arquitectónicos.

Es como cuando los investigaciones lanzan un cuestionario a una muestra. Los resultados son muy operativos, pero nunca descubrirán nada que no esté en ese cuestionario. Para descubrir algo nuevo, necesitan analizar datos mucho más pequeños y difíciles de analizar que provienen de formatos braimstorming como focuss groups. Con BIM, los arquitectos, ahorran tiempo y pueden “vender” mejor sus proyectos, pero el campo de la arquitectura puede verse perjudicado de algún modo.

El futuro cercano podría ver el nacimiento, coexistiendo con el uso generalizado de BIM, de empresas que se especializan en el enfoque tradicional de la arquitectura, con la creatividad como su valor añadido. Ya veremos…

Deja un comentario